Tarjetas Personalizables

Tarjetas personales plásticas

 

Muchas veces hemos hablado de las tarjetas de visita personales. Siempre no colocamos en la posición del que entrega una tarjeta en el afán de ganar un nuevo cliente. Es cierto que estar tarjetas son un medio de promoción de indiscutible eficacia. Sin embargo, aunque uno siga utilizando las tarjetas plásticas de PVC para darse publicidad, lo cierto es que desde el otro lado —desde la posición del que recibe la tarjeta— las cosas pueden verse algo distintas. Veamos un instrumento de suma practicidad para guardar y portar tarjetas personales.

En estos días, hemos hablado bastante sobre las tarjetas de PVC que ya han quedado obsoletas y cómo pueden ser reutilizadas. A decir verdad, aunque se pueda hablar sobre el uso particular que podemos darle a nuestras tarjetas que quedan fuera de circulación, el problema excede el ámbito cotidiano. Por eso, las iniciativas que parten de instituciones tanto privadas como públicas son muy bienvenidas. Este es el caso de la reutilización del material de las tarjetas de PVC para hacer tuberías.

tripticos-45x21
Hace poco hablamos sobre la reutilización de las tarjetas que han quedado obsoletas. Sin embargo, la preocupación sobre el impacto medioambiental de la proliferación de tarjetas plásticas no es algo que sólo preocupe a los usuarios particulares de tarjetas plásticas. También es una preocupación que atañe a las empresas que producen tarjetas. Veamos qué novedades podemos encontrar en el campo de la producción de tarjetas ecológicas.

El reciclaje es una de las mayores preocupaciones de nuestro tiempo. El medio ambiente sufre constantemente los embates de la contaminación. Por eso, no es cuestión de tan sólo deshacerse de los elementos que ya no utilizamos, sino que tenemos que darles un uso eficiente a fin de reducir la cantidad  de residuos que se generan día a día. Los usuarios de tarjetas plásticas de PVC saben que éstas no son eternas; muchas veces tenemos que reemplazar nuestras tarjetas porque se han vencido o deteriorado. Por eso, cada tanto damos algunas ingeniosas ideas para sacarle partido a aquellas tarjetas que han quedado obsoletas.

En el artículo anterior, hemos visto cómo se ha establecido el estándar. Hemos analizado que las medidas de las tarjetas clásicas es de 5,4 x 8,6 cm, con un espesor de 0,76 mm. Pero te anticipamos que existían otros tamaños que no se ajustan al estándar establecido por la norma ISO 7810, la cual fija las mediadas antedichas. En este artículo, podremos ver algunas de las variantes con respecto a los tamaños que existen y cuáles pueden resultar más convenientes en determinados casos.

Las tarjetas de PVC ya se han convertido en un objeto muy común tanto para los negocios como en el ámbito cotidiano. Todos manejamos tarjetas para hacer nuestras compras y encargarnos de todo tipo de transacciones. Los comercios dan tarjetas plásticas para fidelizar a sus clientes y éstas pueden ser utilizadas de distintas formas. Ahora bien, ¿qué estándares existen para fijar los tamaños de tarjetas? Todos sabemos que existe un tamaño tradicional, pero ¿qué otros formatos existen? ¿Cuáles resultan más convenientes? Analicemos detenidamente este asunto.

En anteriores artículos, hemos abordado el tema de los códigos de barras en las tarjetas personales. Vimos como estos códigos son una manera económica de personalizar las tarjetas tanto para socios de ciertas instituciones como para clientes de algunos locales comerciales. Analizamos sus ventajas y desventajas. En esta oportunidad, hablaremos sobre una idea original para personalizar el código de barras de las tarjetas que emitas para clientes, socios y demás. Se trata de componer ciertos dibujos con los códigos. Veamos este innovación más de cerca.

Seguimos con la madera. En esta ocasión, no os hablaré de un elemento que puede llegar a reemplazar con el tiempo al PVC y otros polímeros. Hoy os presentaré un novedoso elemento que complementa el uso de las tarjetas de PVC. Un tarjetero o cartera hecho de madera. ¿Estáis cansados de las carteras tradicionales? He aquí una novedosa manera de portar las tarjetas de crédito y otras pertenencias personales. Veamos este novedoso y sencillo invento que ha causado admiración.

Ya hemos hablado de varios ejemplos de tarjetas con rasgos distintivos. Obviamente, con tres ejemplos no pretenderemos agotar la lista. Hay muchas maneras de hacer una tarjeta llamativa. Podríamos hacer cien artículos sobre el tema y la clasificación aún estaría incompleta. Por eso, esta cuarta parte recogerá el último ejemplo que daremos sobre las tarjetas personalizadas que cumplen la función de llamar la atención de los que las reciben. Se trata de las tarjetas impresas tanto en el anverso como en el reverso.

Seguiremos hoy con nuestro repaso de las tarjetas de PVC originales. Estas ideas se pueden adaptar a nuestras necesidades y utilizarse para destacar a la hora de imprimir las ya célebres y extendidas tarjetas de PVC. En anteriores entregas hemos visto dos ideas novedosas: las tarjetas con curvas y las tarjetas pequeñas. Hoy, analizaremos otro caso particular que quizá nos ayude a confeccionar la tarjeta ideal para nuestro comercio. Nos referimos a las tarjetas transparentes.

Posted in Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *